El médico general, el papel perdido de la medicina moderna » Al Poniente – .

----

“Los médicos no tratan enfermedades, tratan a pacientes con enfermedades, tratan a seres humanos completos, es decir, no podemos ver a nuestros pacientes de manera desagregada”.


En Colombia y en el mundo se ha convertido en una costumbre y una tendencia que la medicina sea practicada principalmente por especialistas, minimizando el papel del médico de familia o del médico personal, si se le quiere llamar de otra manera. Desgraciadamente, los médicos generales se han convertido en “profesionales en la orientación al paciente” por varias razones: unas veces porque los limitan a la hora de ordenar determinados exámenes con el conocido argumento del control de costes por parte de las compañías de seguros, o simplemente porque se “americanizan” demasiado en el sentido que ves gente enferma. Recordemos que la medicina en Estados Unidos está tan fragmentada que si un paciente va al neumólogo por un problema pulmonar, no le trata también la hipertensión o el hipotiroidismo, simplemente lo deriva a otro especialista para que lo formule. Así, el médico ha pasado de ser un profesional que atiende pacientes a un profesional que atiende enfermedades.

En Estados Unidos hay incluso casos de supraespecialistas que solo tratan un lado y no el otro, por ejemplo neurocirujanos que solo operan aneurismas en la parte derecha del cerebro, no en la izquierda. En términos de salud pública, esta práctica es absolutamente ineficaz y absurda.

Los médicos no tratan enfermedades, tratan pacientes con enfermedades, tratan seres humanos completos, es decir, no podemos ver a nuestros pacientes desagregados. No es que ahora los especialistas tengan que saberlo todo, no, zapatero en su zapato, pero la medicina general y la medicina de familia son el eslabón que permite la buena integración entre los diferentes actores clínicos porque son los médicos generales de los pacientes.

El papel del médico general va más allá de ser una simple puerta de entrada al sistema de salud. Si se ve así, equivale a afectar el sistema porque se desperdicia talento humano con una función secretarial que nada tiene que ver con la formación de médicos. Los médicos generales son clínicos con criterio suficiente y aunque son la puerta de entrada, no pueden ser la barrera, es decir, no pueden ser un obstáculo para los pacientes y ese es precisamente el papel que aparentemente les han encomendado las aseguradoras: ser un filtro inexorable que decide si el paciente acude o no a un especialista u otro y así controla los gastos. Pero tampoco es que los médicos de cabecera se queden con todos los casos aunque estén fuera de su área de conocimiento. No, de lo que se trata es que si el paciente tiene que ir a un especialista, tiene que volver porque el médico de cabecera o de familia sigue siendo su médico de familia.

Aparte de las intervenciones quirúrgicas, todas las enfermedades son tratadas por médicos generales con el apoyo, en determinados casos difíciles, de médicos generales o incluso de internistas ambulatorios de primer nivel. El problema es que cada uno trabaja por su cuenta, como ruedas locas sin entender que somos parte del mismo equipo de trabajo.

Es deber de las aseguradoras conformar equipos de trabajo integrados por especialistas y médicos generales y de familia, y garantizar el retorno del paciente.

---

Los médicos generales deben estar capacitados en el manejo de las patologías más referidas, y todos los médicos deben estar capacitados en el manejo clínico, con el fin de crear un verdadero modelo de atención que integre a los médicos generales con los especialistas en beneficio de los pacientes.

Quizás se pregunten cómo esto puede ayudar a mejorar el sistema de salud y la práctica clínica. Parte del gran problema de nuestro sistema de salud es la falta de oportunidades de citas, lo que ha generado muchos problemas legales para las instituciones y los profesionales de la salud. Además, los profesionales de la salud no son parte del problema, son parte de la solución, y parte de esa solución es mejorar la atención al paciente.

Los médicos no pueden seguir como ruedas sueltas, cada uno por su lado, deben trabajar como un sistema integrado, no desagregado. Desgraciadamente la medicina moderna ha fragmentado a los pacientes por enfermedades, por sistemas, y así nos acostumbramos, como si nuestros pacientes no fueran una unidad sino un rompecabezas de varias piezas, y cada médico o especialista es responsable de una de ellas. ellos independientemente de los demás. Para nadie es un secreto las interacciones medicamentosas que se pueden dar en un paciente polimedicado por muchos médicos, como los pacientes de edad avanzada que son atendidos por cinco o seis especialidades distintas, algunos incluso con más de quince fármacos al día. La pregunta es: ¿quién es el encargado de armar este rompecabezas en el que se han convertido los pacientes?

Esta es la tarea de los médicos generales y de familia y, por qué no en determinadas ocasiones, de los internistas, porque son ellos quienes, al igual que su médico general, tienen una visión global, que pueden integrar todas estas partes y ver al ser humano como un unidad llamada paciente.


Etiquetas: medico medico general rol perdido medicina moderno Poniente

médico general papel perdido medicina moderna Poniente

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV La espondilitis anquilosante no es sólo una condición de los ancianos, reafirma reumatólogo – .
NEXT San Lázaro apuesta por mejores condiciones para policías