“Nos esforzamos por hacer la medicina más humanista” – .

----

psiquiatra y neurólogo, Antonio Labad, ya jubilado, vivió los cambios decisivos en que se vio sumida la especialidad de salud mental durante la segunda mitad del siglo pasado. Por un lado, la psiquiatría ha pasado de ser dependiente de las diputaciones provinciales a la de la Seguridad Social. Por otro lado, se ha abierto a la sociedad en forma de centros comunitarios. Durante su carrera, Labad ha estado vinculado al Hospital Joan XXIII de Tarragona, al Instituto Pere Mata de Reus ya la Facultad de Medicina de la Universidad Rovira i Virgili (URV), instituciones, esta última, con las que sigue vinculado. De hecho, el próximo 6 de mayo, en el acto final de curso, aparecerá en las fronteras con los nuevos médicos, en una decisión votada por los propios alumnos. Hasta el año pasado, Labad también era presidente de la comisión de ética del Col·legi de Metges.

¿Cómo ha cambiado la psiquiatría?
Totalmente. Sobre todo tras la apertura de los centros de salud mental a principios de los años 70. Es decir, los Pere Mata, con la colaboración de la Diputación de Tarragona, fueron los pioneros en la creación de estas clínicas en España. El primero abrió en Asturias, después nosotros y sólo diez años después lo hicieron ellos en Barcelona.

¿Qué adivinaron?
A partir de ahí comenzamos a trabajar en cada localidad con las familias de los pacientes ingresados ​​para que pudieran recibirlos en sus domicilios. Les hemos dado tranquilidad y confianza, además de un seguimiento cercano, lo que ha supuesto una reducción muy importante del número de pacientes hospitalizados en la provincia. Esto también es parte del tratamiento, de lo contrario parece que solo se recetan medicamentos.

¿Son siempre necesarios los medicamentos?
Los medicamentos se utilizan para el tratamiento. El enfoque binario en blanco y negro es incorrecto. De hecho, los conceptos de trato familiar u hospitalización persisten en la actualidad. Personalmente creo que el abordaje debe verse como un todo, dependerá del trastorno en cuestión, del contexto del paciente y en ocasiones se deben combinar aspectos psicoterapéuticos y psicofarmacológicos.

¿Qué queda de las enseñanzas del Dr. Tosquelles?
Muchas cosas. Poco antes de morir Tosquelles, estuve con él en su casa de Francia, donde reflexionamos que la psiquiatría había dejado de ser algo diferente al resto de la medicina. Él se había unido a ella y eso tiene algunas cosas buenas y otras no tan buenas.

“La autolesión casi nunca está relacionada con un intento de suicidio. A veces es una forma de sentir el dolor que neutraliza lo psicológico.

¿Como que?
La buena noticia es que es parte de toda la estructura médica. Pero, ¿qué se ha perdido? El aspecto más psicológico, más filosófico, más antropológico ha pasado a un segundo plano. Y es un poco como lo que puede pasar en otras especialidades. Luchamos continuamente para que la medicina sea humanista, debemos favorecer la relación médico-paciente, el cuidado, la atención y la comprensión, debemos ponernos en el lugar del otro.

---

Entendí que la psiquiatría había mejorado por ese lado, si lo miramos históricamente.
Históricamente, cuando los pacientes sufrían ciertos ataques, la tendencia era aislarlos para que no crearan problemas. Pero desde la Revolución Francesa, las consignas de libertad, igualdad y fraternidad se han extendido a toda la sociedad, incluidos los enfermos mentales. Se recomendó un trato más humano, hablar con ellos, no encadenarlos.

¿Qué opinas de la terapia electroconvulsiva?
Actualmente recibo médicos en formación y siempre les explico que cuando se inventaron los electroshocks era de fundamental importancia. Sin embargo, su gran defecto era que se recetaba para todo. Y películas como Alguien voló sobre el nido del cuco y muchas otras querían mostrar lo mal que se hacía en psiquiatría. Pero como todo, tiene su lado bueno.

¿Todavía se usan?
Los usé y Tosquelles también. Pero en mayo de 1968 las cosas empezaron a cambiar, especialmente en Estados Unidos. Y dejaron de hacerlo en algunas clínicas, como Pere Mata o Sant Boi, pero en otras no. El caso es que es recomendable hacerlos en situaciones muy precisas y específicas, como la depresión biológica o la catatonía. Asimismo, también ha cambiado la forma de hacerlos, con su propio protocolo.

Estamos en la era de la depresión. ¿Pero que es?
Es una pregunta muy complicada. Es un síntoma de tristeza, estás desanimado, estancado, sin ningún interés. Pero el origen puede ser completamente diferente. Es decir, puedes llorar la pérdida de un trabajo, una ruptura, la pérdida de un ser querido, una mascota… y hay un vacío. Sin embargo, después de un tiempo, esto necesita ser compensado. En caso contrario, hablamos de depresión ligada más a aspectos genéticos o biológicos, no tanto a aspectos del entorno.

¿Qué puede decirles a los padres de un niño, generalmente un adolescente, que se autolesiona?
Antes de hablar hay que escuchar. Cuando una persona acude a consulta por autolesiones, lo primero que debe hacer es escuchar y preguntar, pero en el sentido más ingenuo de la palabra, porque esa persona tiene que darse cuenta de que hay un esfuerzo por entenderlo. Y el trabajador de la salud debe tratar de abordar el contexto en el que se produjo esta situación. Porque seguramente no se resolverá con tratamiento farmacológico, sino tratando de reconstruir los puentes que se han roto en el deseo de esa persona de llevar una vida feliz. La autolesión casi nunca está ligada a un intento de suicidio, en ocasiones es una forma de sentir el dolor capaz de neutralizar lo psíquico más profundo.

  • Tarragona
  • antonio labad
  • tosquelles
  • UVR
  • Pedro Mata
  • Colegio de Metges de Tarragona
  • autolesiones
  • electrochoque

- antonio labad nosotros nosotros esforzarnos hacer medicina humanista

Nos esforzamos por hacer medicina más humanista

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Covid está acelerando la resistencia a los antibióticos – .
NEXT ¿Por qué nos despertamos angustiados, llorando, gritando o riendo? – .