así vibró el Castillo en la canción final del concierto de Redondos – .

así vibró el Castillo en la canción final del concierto de Redondos – .
así vibró el Castillo en la canción final del concierto de Redondos – .
----

Una vez más, la “misa ricotera” se repitió en Córdoba, donde ya habían dado conciertos memorables, como el que dieron en el viejo anfiteatro de Villa María, el 23 de mayo de 1998, precedido de disturbios entre los participantes y la policía a la hora del ingreso, lo que hizo que solo hacia el inicio de el espectáculo abren las puertas.

Esta vez, el show de “los Redondos” se llevaría a cabo en el estadio Castillo Carreras, una gran plaza que podría albergar a una multitud y donde la entrada podría ser más ordenada, tranquila y sin incidentes. A esto se sumó un amplio operativo policial, con varios anillos ubicados a pocas cuadras de los accesos principales. Cómo sucedió que cada vez que tocaba la banda de La Plata, gente de todo el país llegaba a la provincia y “ocupaba” el camping General San Martín y otros sitios de alojamiento.

Este 4 de agosto de 2001, las decenas de miles de personas que asistieron al concierto, no sabían que estaríamos presenciando un hecho histórico, pues finalmente se trataba de la última presentación de “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota”, antes de desintegrarse como una formación.

Como cada vez que “tocaban en vivo”, circulaba en el aire un sentimiento inexplicable, una mezcla de alegría común, alegría ante el hecho artístico, fraternidad en ciertos casos y esperanza por la llegada del último momento de éxtasis. , para hacer una catarsis colectiva a ritmo de JI Ji ji y “el pogo más grande del mundo”, un espectáculo aparte que merece ser vivido en toda su dimensión, aunque es difícil de explicar con palabras.

Antes del recital, el drama conmovió a todos, cuando Jorge Filippi, un santafesino de 31 años que había venido al espectáculo, murió al caer de una baranda en el estacionamiento de la platea, dejando una triste nota este que día. .

Cuando empezaba a oscurecer, apareció el grupo, y al ritmo de “Algunos peligros sensibles”, inició “la despedida sin previo aviso” ya puro baile, a cargo de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, ante más de 45 mil gente que pagó su entrada e hizo del espectáculo el evento musical más unificador de la historia de Córdoba.

Luego la lista continuó con “El pibe de los astilleros”, que desencadenó el primer movimiento sísmico en el Castillo y su entorno, al que siguieron varios temas de “Último bondi a Finisterre” y “Momo Sampler”, disco que presentaron y que además es el último disco de estudio de la banda.

---
La lista de canciones que interpretó Redondo en el último concierto en el estadio Château Carreras

El escenario estaba situado de espaldas a lo que era la platea abierta, por lo que la dos platea cubierta popular y el campo estaban repletos de gente, disfrutando del espectáculo, como si fuera “uno más” del grupo. Pero la sociedad entre Skay Beilinson, el destacado guitarrista, “Negra” Poli, manager de la banda y socio de Skay, y Carlos “Indio” Solari, cantautor, había entrado en crisis y comenzaba a disolverse.

Años después se conocieron los motivos de la pelea y las acusaciones cruzadas. De un lado, cielo insinuó en una nota que era porque alguien quería llevarse la gloria del grupo”, a lo que Solaris Respondió diciendo que llevaba mucho tiempo “solicitando una copia de las grabaciones grabadas” de varios espectáculos en vivo, cuyos originales Poli había guardado y no le habían sido entregados.

Lo cierto es que hace 21 años, el 4 de agosto de 2001, en el estadio Castillo Carreras, “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota”, “los Redondos” o los “Redó” como los bautizaba el dicho popular, dieron el último cordobés. concierto. Después de dos horas llegó “Ji, Ji, JI”, la canción que cerró todos los shows y desató el baile frenético y catártico de los “ricoteros” y el tribunero “oh, oh, oh” al ritmo del solo de guitarra de Skay. . Cuando terminó la canción, exhaustos, muchos comenzaron a irse, pero esa noche fue claramente distinta a las demás, aunque nadie supo por qué.

Luego de unos minutos la banda volvió al escenario y comenzó a tocar “Un ángel para tu soledad”, que se convirtió en el último himno de los “Redondo” y fue en Córdoba. El camarógrafo de Canal 10, José Lezcano, registró el histórico momento. “Ángel de la soledad y la desolación, prisionero de tu ilusión, bailarás, bailarás, bailarás. Baila por mis penas y por tu soledad” cantamos todos, y bailamos. Y nos fuimos contentos, de haber sido parte de un momento único, como cada uno de estos conciertos de “Redondos”, aunque no supiéramos que era el último.

20 años del último recital de Patricio Rey y sus Rondas de Ricota. Historias que vale la pena contar. Podcast Víctor Pintos.

- ultima misa esto es asi que Castillo vibrado en cancion final concierto des Redondos

así vibró Castillo canción final del concierto Redondos

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Lali blanqueó su romance con un rapero
NEXT La Cova del Drac, el bar que es un clásico cordobés por, entre otras cosas, aparecer en varias películas argentinas.