En 1796. La historia de la primera “toma” de una escuela en Buenos Aires y la confusión de Ofelia Fernández – .

----

Dormían rodeados de ratas, pulgas e insectos, comían sólo unos puñados de pasas en el desayuno y eran castigados por sus maestros con látigos, cepos o hierros cada vez que se equivocaban en sus lecciones. En estas condiciones vivían los jóvenes estudiantes de la antigua Real Colegio de San Carlos el año en que algunos de ellos, los más rebeldes, encabezaron la primera revuelta estudiantil de la historia argentina, la noche de 28 de mayo de 1796.

Varios autores han escrito sobre esta primera “toma”. Daniel Balmaceda, en su libro Oro y Espadas (Editorial Sudamericana) da detalles del hecho: “La comodidad era una palabra desconocida en el Colegio San Carlos (…) Los alumnos vivían en el piso de arriba, en cuartos húmedos y fríos, porque no había vidrios en las ventanas”, dice. Las jornadas de los 100 vecinos empezaban a las 5 de la mañana -excepto durante las vacaciones de verano, que comenzaban a las 7 de la mañana-. Primero asistieron a Misa, a la que siguió un breve desayuno. Tenían lecciones hasta la tarde, luego tres horas de estudio obligatorio en la biblioteca.

La toma del Colegio Nacional de Buenos Aires, en agosto de 2020J&N

La escuela donde se desarrolló la rebelión, la más importante de la época colonial, estaba ubicada en el mismo terreno que ocupa hoy. el Colegio Nacional Buenos Aires, en la Manzana de las Luces. La institución exclusiva, por la que pasaban las aulas Manuel Belgrano, Mariano Moreno y Bernardino Rivadaviahabía sido fundado en noviembre de 1783 por el virrey Vértiz, sobre los cimientos del antiguo Colegio San Ignacio, levantado por la Compañía de Jesús décadas antes de que su orden religiosa fuera expulsada de Buenos Aires.

Mariano Moreno, quien luego se convertiría en secretario de la Primera Junta, tenía 16 años y asistía al Colegio Real San Carlos cuando ocurrió la primera revuelta. Según Balmaceda, él no era parte del alumnado, sino simplemente un oyente que tomaba clases y luego regresaba a casa, ya que sus padres no tenían suficiente dinero para pagar la cuota escolar mensual de 100 pesos. Moreno, según Balmaceda, un “joven concienzudo muy apreciado por sus profesores”, no participó en la toma de posesión, pero sí algunos de sus compañeros, entre ellos, Juan Gregorio de Las Herasquien luego pasaría a la historia como líder del ejército de los Andes y gobernador de Buenos Aires.

El Colegio Nacional Buenos Aires, dependiente de la UBA, se sumó anoche a la reanudación de clases con una “noche”, “solidaria” con los colegios que dependen de la Ciudadsantiago filipuzzi

“[Las Heras] Él proporcionó las piedras y los palos. Los jóvenes rodearon a los guardias, los golpearon y tomaron como rehenes a los profesores. Se posicionaron en el piso superior, desde donde atacaron a unos soldados enviados por el Virrey Pedro de Melo para intimidarlos y disuadirlos”, decía. Oro y espadas.

Entre los estudiantes que se rebelaron en la escuela también se encontraba, aunque sin haber tenido un papel protagónico, el adolescente Bernardino Rivadavia, de 16 años, futuro primer presidente del país. El arquitecto y especialista en conservación del patrimonio Gustavo Andrés Brandarizautor del libro El Colegio Nacional de Buenos Aires (2010)También destaca la participación de Antonio Sáenztambién de 16 años, futuro primer rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

La discusión sobre quién fue realmente parte de esa revuelta escolar temprana se volvió relevante anoche, cuando Ofelia Fernández, concejal municipal del Front de tous y expresidente del Centro de Estudiantes de la Escuela Superior de Negocios Carlos Pellegrini, se pronunció a favor de la recuperación en curso de las escuelas de la Ciudad. Asimismo, trató de reforzar la idea de que este modus operandi no es algo nuevo, publicando un tuit en el que resume este primer plano de 1796, pero añadiendo datos y denominaciones que otros tuiteros califican de erróneo y sesgado.

---
El hilo del tuit subido ayer por Ofelia Fernández
El hilo del tuit subido ayer por Ofelia Fernández

Ella escribe: “La primera foto de una escuela en Argentina fue tomada por Dorrego, Las Heras y Rivadavia. 28 de mayo de 1796. Una de las principales consignas: alimentación adecuada en las escuelas. Los bravucones son los del Ministerio de Educación, van a estudiar y trabajar comentaristas patológicos”. Para corroborar la información brindada, la legisladora adjuntó una fotografía de un extracto de un libro (del cual no especificó ni el título ni el autor) en el que, además, se cuenta con la participación de jose rondeau y Miguel Estanislao Soler en el histórico primer levantamiento estudiantil.

El fragmento tiene una leyenda, con el número 26, que hace referencia a una nota a pie de página. Se especifica que la información fue tomada del libro de Gustavo Andrés Brandariz anteriormente mencionada. Sin embargo, este texto no menciona ni a Dorrego ni a Rondeau.

Las críticas de políticos y civiles se han centrado principalmente en los nombres del exgobernador bonaerense Manuel Dorrego y del militar y político José Rondeau. Dorrego, nacido en 1787, no pudo participar en la revuelta de mayo de 1796 porque solo tenía 8 años cuando ocurrió. Esto significa que ni siquiera asistía a la institución en ese momento, ya que uno de los requisitos básicos para ingresar al Colegio San Carlos era tener más de 10 años.

Ofelia Fernández encabezando asamblea estudiantil en 2018
Ofelia Fernández encabezando asamblea estudiantil en 2018

Rondeau, por su parte, tenía 23 años cuando tuvo lugar la primera toma. Para esa fecha, el soldado consagrado no solo había concluido sus estudios y abandonado sus estudios universitarios de teología, sino que además era cadete del regimiento de infantería de Buenos Aires desde hacía dos años, según información de la Real Academia de la Historia.

La captura encabezada por el joven Las Heras duró tres días. El partido final, en cambio, no duró más que unos pocos minutos. “Fue cuando estaba presente el regimiento fijo de Buenos Aires, que actuó con energía para poner fin a la toma de la escuela”, subraya Balmaceda. Las principales demandas de los estudiantes, dice el historiador en diálogo con LA NACIÓN, estaban construyendo actualizaciones y mejores comidas. Ninguna de las solicitudes fue considerada por las autoridades.

- Historia primero tomado carga duna colegio Buenos Aires confusion doOfelia Fernández

historia primera toma una escuela Buenos Aires confusión Ofelia Fernández

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

NEXT Por qué Cristina Kirchner no irá a la cárcel si es condenada y 10 preguntas más sobre el veredicto de Obras Públicas