Cuatro imputados por un doble homicidio en el que querían vengar otro asesinato

----

>>Leer más: Un doble fusilamiento en un camino rural y un cartel que sigue intimidando: “Con la mafia no jodes”

A la cabeza del grupo está Jorge Andrés C., un hombre llamado “Chivo” y acusado de ser narcotraficante que trabajaba para Zanier. Según la fiscalía, su base de actuación era Villa Banana y en ese territorio tuvo un enfrentamiento con la banda de Leonardo “Leo Rey” Saravia, detenido en marzo de 2021 en una serie de allanamientos de la prefectura naval. Con él, en el departamento que alquilaba en la calle Pellegrini, fueron detenidos su compañero, Denise Amancay C. y Sebastián Ezequiel R., considerado colaborador al igual que Alexis Daniel Z., preso en otro lugar.

La jueza Valeria Pedrana ordenó la prisión preventiva de todos. Han sido imputados como coautores de dos homicidios planeados entre más de dos personas, lo que conlleva cadena perpetua. En el caso de Molina, desconociendo el argumento y asesinado solo para no declarar, el delito también es considerado “criminis causa”, es decir cometido para obtener la impunidad. A ello se suman los delitos de hurto agravado -ya que los atacantes sustrajeron los teléfonos móviles de las víctimas- y la portación ilegal de armas 9mm utilizadas en la doble ejecución. A los tres detenidos en el departamento se suma la posesión ilegal de un arma de guerra.

Este es el resultado de una investigación que llegó a su clímax cuando hace unos días, durante un allanamiento, Hallado el móvil Samsung A10 negro robado en Molina. Fue utilizado por un quinto implicado, Alan S. Según las investigaciones, este hombre cercano a Zanier dijo haber comprado el aparato al día siguiente a un allegado de El Chivo que estuvo prófugo hasta ayer. También le fue incautado un revólver. Durante una audiencia de acusación celebrada en abril, fue puesto en prisión preventiva por ocultamiento y posesión de un arma.

Otra línea fue proporcionada por testigos reservados, uno de los cuales mencionó ayer a los cuatro imputados como los autores de las ejecuciones. Mientras tanto, alguien ha llamado a familiares de Dylan Valenti para informar que las armas utilizadas en los asesinatos han sido incautadas como parte de un procedimiento. Se cree que son armas incautadas en diciembre a un hombre que fue detenido con una ametralladora, pistolas y una escopeta.

A esto se suman las armas incautadas por el fiscal -incluyendo dos pistolas 9 mm- durante una serie de redadas que resultaron en arrestos el jueves. Todo el material aún debe someterse a una comparación balística con las nueve vainas revisadas que quedaron en la ruta rural de Pérez. En el apartamento de la rue Pellegrini, además de un arma, objetos de oro, dinero, notas que vinculan al grupo con el narcotráfico y un celular que había hervido en una olla antes de que llegara la policíapara desactivarlo.

>>Leer más: La oscura vida de un joven en silla de ruedas acribillado a 32 balas

---

Según la acusación, Tras el crimen de Nuevo Alberdi, familiares de los Inválidos fueron en busca de Dylan, quien vendía droga para un grupo rival.. Creían que el joven de 19 años había apuntado a la casa de Fontana en 3100 donde Zanier, un niño de 25 años que recibió un disparo en la médula espinal en noviembre de 2017, estaba siendo “mantenido”. “Yo no tuve nada que ver con eso. Estaba circunstancialmente con Dylan cuando lo encontraron y lo mataron para buscar la impunidad”.dijo una fuente en el asunto.

El fiscal dijo al tribunal que los cuatro detenidos “planearon la ejecución por venganza en un lugar completamente aislado”. Aproximadamente a las 20:30 horas del 30 de septiembre, las víctimas fueron trasladadas a la fuerza a la zona de Uriburu y Las Palmeras, repartidas entre el propio automóvil de Molina, otro vehículo de apoyo y una motocicleta. Llegando obligaron a los dos amigos a salir del auto y les dispararon. Molina recibió al menos tres golpes, uno en el pecho y dos en la cabeza. Valenti recibió dos impactos de bala en el lado derecho del tórax, uno en la mandíbula y el cuarto en la cabeza.

Cerca de los cuerpos dejaron un cartel que decía “con la mafia no jodes” con un dibujo de una corona debajo. En esta vía rural cercana a la colonia El Jardín, ubicada a unos 300 metros en Soldini, quedó el Volkswagen Surán de Molina color gris, con las puertas del lado del pasajero abiertas. Antes de irse, los matadores sustrajeron el celular iPhone de Valenti y el celular Samsung de Molina, dos aretes y un anillo de oro.

“Siempre hablé con Brian. Trabajaríamos juntos todos los días. Era un niño normal. No estaba asustado ni perseguido. No tenía antecedentes penales y no fue detenido.El padre de Molina, Ramón, dijo a este periódico en el lugar cuando los cuerpos fueron encontrados al día siguiente. Dijo que su único hijo era pintor de casas y había salido la noche anterior en su auto de su casa en Amenábar al 7100 para llevar a una tía al Fonavi de Rouillon y Seguí. De Valenti se supo que vivía en la zona de Asunción al 5600, en la colonia Villa Nueva.

Unas 15 horas antes del doble asesinato, a las 5:30 a. m., cinco personas vestidas con ropa similar a la de la policía derribaron la puerta principal de la casa donde vivía Zanier con su esposa, su hijo de 4 años y su novio. .-hermano. , con un mazo de construcción de 10 kilos. Entraron a la casa gritando “policía, policía, abajo todos” y empezaron a disparar. Sacaron a un perro pitbull de siete balazos, luego mataron a Zanier de 32 tiros, incluidos siete en la cabeza.

Etiquetas: cuatro acusado dun doble homicidio en cual ellos querían vengar otro asesinar

Cuatro imputados por doble homicidio querían vengar otro asesinato

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV En mayo, Hidrofil suma nueva sucursal en zona norte para promocionar obras de arquitectura (y fortalece su canal digital con nueva tienda online) – .
NEXT Violación y muerte de un bebé misionero – .