la opción criminal por la ciudad de los muchachos tranquilos – .

----

Hay mucho de niños que consiguen trabajo de drogas. Entran fácilmente sin presentar CV pero nunca más salen. Diría Charly, la entrada es gratis, la salida la vemos. El final del contrato es contundente, no hay retirada: ni presos ni muertos. Trabajo costoso que genera muchas facturas pero siempre dará malos resultados. Ser fusilado en un pasillo oscuro con zapatillas de 40.000 pesos o ser el zombi de la prisión que lavará la ropa de los otros condenados que siembra la farmacéutica. Una trampa sin fin.

Se estima que un búnker deja poco más de un millón de pesos por semana de ganancia. Ingresos netos. Hay cientos de ellos en estas calles. Diez o quince niños “viven” en cada uno. El dinero a granel que no paga impuestos pero que tiene una “tasa de permiso” está escalando una pirámide. Y más allá del uso final de estos fondos (el bienestar doméstico de los cribadores o la devolución de este dinero financiando la política de drogas) la empresa vive mientras sus empleados mueren sin paridad.

Para un amplio sector social de esta región, es mucho más fácil vender drogas que terminar la escuela. Es más fácil trabajar para los malos que sufrir el desprecio del “mercado laboral formal”. Qué empresa da trabajo a niños sin educación primaria o atrincherados con visos de pobreza. O la falopa, o las papeleras, o ser el vagabundo disfrazado de limpiador de ventanas. Arrinconado.

No hay ningún plan para ellos. política extrema muestra mala dentadura todos los días. Están en otro. Se pelean por el mango. Ella, la jubilada (y jubilada) todopoderosa que gana 4 millones al mes en un país donde el 70% de los jubilados (y jubilados) no llegan al 1% de esa cantidad está mirando otro canal. No interesa resolver el problema sino tener el poder de impedir que otros lo tengan. hacer¿Es legal esta obscena distribución de ingresos? Sí, ella no los roba. En Argentina, las leyes y decisiones que autorizan privilegios son parte de nuestros cimientos fangosos.

En la provincia de Buenos Aires, arriesgan políticas de reducción de daños. “Si tomas cocaína, tómala pequeña”, sugería un folleto de salud en Morón. Los críticos eran ideológicos y estaban enredados en la trampa del crack. Es más fácil aprender a tomar drogas que transmitir el amor por el conocimiento y la lectura. Los chicos masacran al marot y luego balbucean como L-Gandestrofas contundentes de tiroteos, chalecos antibalas y guantes de matón.

El ministro de Seguridad, Sergio Berni, cree en la reducción de riesgos y desvergonzada injerencia estatal en estos asuntos. “Tira lo que has comprado en las últimas 24 horas”, le dijo a Puerta 8 a la televisión de drogodependientes Droga mortal adulterada con carfentanilo. Un golpe político a su gestión. En esta provincia, el narcotráfico vuelca su riqueza en los líderes que dan empleos más formales a la población desplazada. ¿El gran Pablo Escobar? Aquí en Rosario la voz de Marcos Jeremías Mac Caddon cuando le dijo a Guille Cantero que podía vender en el Cordón Industrial. “No me interesan una mierda (las drogas). Pero si me ayuda a dar trabajo a los niños. Cooperativas, fábricas, hacer calles, reparar aceras. Estoy en eso, ¿ves? Tengo buena onda con los alcaldes”.

Mac Caddon (según la audiencia judicial) había presentado a Guille Cantero a los políticos y policías del cordón industrial para unificar la narcotráfico a cambio de ganancias que llegan al “barrio y su gente”.

---

La compañía es suntuosa. Es imposible que se gestione solo desde la marginalidad: en todo el país se maneja integrando fuerzas estatales. Cualquiera que participa en el programa sabe que hay consecuencias. Está lloviendo dinero pero está sucio. Tomar, vender, comprar, morir.

“Legalizar las drogas es la única forma de acabar con el narcotráfico”. Mario Vargas Llosa lo ha dicho mil veces. La prohibición como estupefaciente de un mercado que enriquece los bolsillos sucios. “Aunque creo que hay riesgos que habrá que medir, la guerra militar contra el narcotráfico solo ha beneficiado la corrupción y el comercio clandestino. Es hora de que el mundo pruebe de otra manera”, dice Vargas Llosa, un liberal acérrimo que ahora confrontaría la opinión de los liberales argentinos.

La droga de la droga es la prohibición. Su estímulo, su poderoso entusiasmo, es la persecución legal. A partir de ahí se eleva a la etapa de la codicia y el deseo. Hace unos días, en el centro de consumo más importante del mundo, permitieron negocios de marihuana de venta libre. A solo minutos de Central Park en Nueva York, Nueva Jersey, hay lugares que venden cannabis libremente a personas mayores de 21 años para uso recreativo.

Y este no es el único estado. Mientras Nueva York espera su turno, la población estadounidense ha estado votando por la legalización de Prohibición de desbloqueo hace 10 años en Arizona, Montana, Dakota del Sur y Mississippi.

Un abrazo, mamá, papá, amigos, fiesta de graduación, campo, niñas, escuela. Come tres veces al día en una mesa amorosa. Que el anciano o la anciana lleguen exhaustos del trabajo a recoger la casa. Que haya proyectos. Sepa qué decir cuando alguien le pregunte qué quiere ser cuando sea grande. Sueña esos sueños en una cómoda cama. En este tiempo y en este mundo, lo esencial es lo imposible. En este rincón, los niños ven el confort económico y sus planes de “trabajo” en torno a este lugar que vende una sustancia que muchos compran. Con armas en la cintura que un amigo policia los vendio. El narcotráfico nos destruye en el mundo que hemos podido construir.

- trabajo drogas opción criminal para ciudad chicos sin tranquilo

opción criminal por ciudad los muchachos tranquilos

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV del homenaje a Spinetta en el CCK a la Noche del Turismo en Buenos Aires – .
NEXT Inició operaciones en Rosario la entidad que gestionará la licitación de la hidrovía