El softbol en las páginas del libro de las hazañas del deporte cubano › Deportes › Granma – .

----

Lo logrado por la selección cubana de softbol masculino es la primera gran hazaña del movimiento deportivo nacional, tras los Juegos Olímpicos de Tokio del pasado verano. La medalla de bronce en el Campeonato Panamericano, en Paraná, Argentina, debe vivirse descubriendo sus pautas.

Luego de 24 años, la Mayor de las Antillas regresa al podio de estos torneos. La última vez fue en Valencia-1998, donde consiguieron la medalla de oro, en una final ante el mismo rival al que acababan de conquistar el tercer puesto: Estados Unidos.

Fue una competencia que califica como una pequeña Copa del Mundo. ¿Porque? Se inscribieron tres de los cinco países que han podido ganar una competencia mundial: Estados Unidos (5), Canadá (4) y Argentina (1).

Se enrolaron cuatro de los seis primeros lugares del último torneo del planeta: Argentina (1), Canadá (3), Estados Unidos (5) y Venezuela (6), dos de los cuales, las selecciones estadounidense y venezolana, cayeron en el manos de los cubanos. Además, los del país de Bolívar llegaron como los actuales monarcas continentales, venciendo justo ante el campeón mundial: Argentina.

Estuvieron presentes cuatro equipos en el top ten del ranking mundial: Argentina (2), Canadá (6), Estados Unidos (7) y México (8). Añadamos que Venezuela y Guatemala ocupan respectivamente los puestos 11 y 12 de esta lista; Con excepción de los canadienses y los anfitriones, Cuba (14) venció al resto.

Estos argumentos serían suficientes para asegurar que fue una proeza. Sin embargo, hay más. Si en béisbol se dice que el 75% de la victoria depende del lanzamiento, en softbol este indicador aumenta hasta el 90%. Cuba perdió su principal brazo, el de Alain Román, en las primeras jornadas, dejando todo el peso de la clasificación al zurdo Gusber Plutín, un joven, 47 años sí, pero con el heroísmo de su Santiago de Cuba a mostrar la frescura con la que se asume un compromiso. Pero, era necesario concederle un descanso necesario.

---

El campocorto Luis Raúl Domínguez fue el palo más caliente del equipo. Nadie sabía que una lesión en el pie izquierdo lo obligaba a estar inmovilizado, casi inmovilizado, antes de cada salida. Sufrió y necesito descansar en pos de una recuperación acelerada; Así procedieron con Reinier Vera, virtuoso receptor y cuarto bateador, tras lesionarse una mano; y lo mismo le sucedió al defensa central y primer delantero Aníbal Vaillant, golpeado en el antebrazo. Si eso no fuera suficiente, su capitán y tercero en la alineación necesitaba un subidón de adrenalina para presentarlo como el gran hombre que es en este equipo.

El espíritu de lucha de la selección cubana de softbol masculino le valió el tercer lugar y el cariño de la más exigente afición en la ciudad de Paraná, en la provincia argentina de Entre Ríos, donde el softbol es casi una religión. Foto: extracto de Radio Rebelde digital

El adversario por la medalla de bronce es el tercer mundialista más laureado, pues a los cinco títulos Estados Unidos suma una medalla de plata y tres terceros lugares, nueve en total. Ante el escollo, la estrategia montada bajo la dirección del mentor Leo Cárdenas se desplegó en el diamante de Paraná: envió a los heridos a la batalla, con sólo horas de descanso y trabajo terapéutico con ellos y, con su mano dolorida, los Le dio el balón a Román para buscar la victoria.

Domínguez volvió inmenso en paradas cortas; Vera condujo en cuatro de las nueve carreras; Vaillant custodiaba la pradera central como un soldado invencible y el capitán reapareció, como un líder al frente de su tropa en el momento decisivo y más importante: bateó de cuatro a cuatro, incluido un cuadrangular, y se llevó cuatro puntos más al casa. . La novena para este jugador oportuno y seguro que es Osvaldo Pérez. Y justo cuando clasificó al equipo, Plutín se ganó las últimas salidas de un partido con marcador de 9-3, fiel reflejo no solo de la superioridad sino de la principal cualidad de estas jugadoras de softbol: el espíritu de lucha.

En 1998, cuando se obtuvo la última medalla en un campeonato panamericano, el mentor Cárdenas y Jesús “Chuchi” Echarte, ahora entrenador, fueron dos grandes figuras. Veinticuatro años después, vuelven a ser protagonistas de una hazaña que, en el Mundial de noviembre, puede seguir desarrollándose.

- softbol en el paginas libro de hazañas de deportes cubanos Deportes Granma

softbol las páginas del libro las hazañas del deporte cubano Deportes Granma

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Pedro Alonso Berlín de La casa de papel lanza libro – Música y libros – Cultura – .
NEXT Libros en braille diseñados para niños – .