el drama de Cecilia Giubileo, la doctora perdida para siempre – .

----

Dra. Cecilia Giubileo desaparecida en 1985 en la colonia Montes de Oca

Podría ser la trama de una serie de suspenso y terror: una mujer borrada del mapa, un lugar oscuro, testigos mudos o locos, policías atónitos, videntes conmocionados y la sombra de un poder oscuro que atravesó la siniestra trama.

Pero la desaparición del doctor Cecilia Giubileo, ocurrido el 16 de junio de 1985, fue real. Es uno de los mayores enigmas de la historia del crimen argentino. Cuando fue vista por última vez el médico estaba de guardia en la colonia Montes de Oca. La investigación nunca pudo llegar a un móvil: ¿fue víctima de un feminicidio? ¿Fue asesinada por un paciente psiquiátrico durante una crisis psicótica? ¿La mataron porque iba a denunciar a sus jefes?

La confusión de los investigadores fue evidente cuando citaron al parapsicólogo Leonor Hernández para ayudar con la investigación. La mujer entró en trance y dijo que había restos humanos en un estanque. Todos se sorprendieron de que fuera cierto, pero el cadáver pertenecía a un paciente.

Nunca hemos oído hablar de Giubileo.

Se sospechaba que la habían matado porque Había descubierto que había tráfico de órganos en este hospital psiquiátrico. Un día apareció una grabación en la que una mujer pedía que dejaran de buscarla, que estaba en paz. pero se trataba de una actriz haciéndose pasar por Giubileo.

Uno de los edificios de la Colonia Montes de Oca en Puerta Abierta (Crónica)

El caso implicaba un obstáculo insalvable: los únicos testigos que podían haber aportado algo eran locos. El periodista henri sdrechperro viejo y conocedor de la materia, reflexiona: “Después de la misteriosa desaparición, no solo se creó un sentimiento de miedo e inseguridad entre la población, sino también de incredulidad hacia el sistema judicial y la policía”.

Giubileo nació en Lincoln en 1945. Estudió medicina en Córdoba, donde conoció pablo chabrol. Se casaron en 1972. En la última dictadura militar, la familia política de Giubileo fue perseguida. Dos de sus cuñados estaban activos en el ERP y estaban desaparecidos y una pandilla secuestró a su padrastro. La pareja tuvo que exiliarse en Grecia y España. Pero unos meses después se separaron y Giubileo regresó a Argentina, donde obtuvo su título de médico luego de estudiar y aprobar los exámenes en dos materias. En 1974 comenzó a trabajar en el Hospital Interzonal Colonia Dr. Domingo Cabred, y se instaló en Luján, a 80 km de Buenos Aires. Alquiló una casa en la calle Humberto I y una oficina en Torres.

Previo a su desaparición del barrio Puerta Abierta, los únicos rastros que dejó el médico fueron su Renault 6 blanco estacionado en los terrenos del hospital y un par de zapatos en la habitación donde dormía. Vestía jogging azul, con colores claros, chamarra celeste y tenis blancos. Nunca más se la volvió a ver.

Dra. Cecilia Enriqueta Giubileo y su esposo Pedro Chabrol
Dra. Cecilia Enriqueta Giubileo y su esposo Pedro Chabrol

Un artículo de eduardo anguitaDaniel CecciniPublicado en Infobaedijo que antes tres personas habían visto a Giubileo antes de que desapareciera. “Miguel ‘El Loco’ Cano, uno de los internos del barrio, la acompañó en los 500 metros que separaban el Pabellón 7 -donde había ido a atender a otro paciente- del Centro Médico. En el camino se encontraron primero con una enfermera y luego con la supervisora ​​Nélida Onjuez”, describe la nota. La enfermera le preguntó si había alguna novedad y ella respondió que en la sala 7 había atendido a un paciente con urticaria. El supervisor le reprochó no haberle informado que iba a un pabellón. “No te cortes, esta vez no te voy a avisar”, advirtió la mujer. Giubileo le dijo que no estaba de acuerdo porque no podía buscarla en todas partes hasta que vio a un paciente que necesitaba tratamiento urgente. Al llegar al edificio para descansar, se despidió de Cano, quien seguía a su lado. Él le dijo que se callara, Iba a dormir un rato.

Este día, el médico había certificado su ingreso en prisión preventiva a las 21:38 horas. y desde entonces había firmado el acta de defunción de un paciente de 23 años, había tratado un estado febril y al paciente con urticaria. Al día siguiente, lunes, a las 8:15 a. m., un empleado tocó la puerta del dormitorio de Giubileo, pero no hubo respuesta. El insistió. Y otra vez lo mismo. Cuando entró, encontró la cama hecha y un par de zapatos marrones. No había otras propiedades.

La primera pregunta que surgió fue por qué un médico que debería haber estado de guardia se había marchado horas antes sin avisar. Otro detalle llamativo: la colonia había sido aislada del mundo exterior porque El interruptor del teléfono no funcionaba.

Un cuerpo fue encontrado en un estanque en la colonia Montes de Oca luego de que la vidente Leonor Hernández reportara su presencia. Pero no era de Giubileo, sino de un paciente.
Un cuerpo fue encontrado en un estanque en la colonia Montes de Oca luego de que la vidente Leonor Hernández reportara su presencia. Pero no era de Giubileo, sino de un paciente.

En las horas que siguieron, ocurrieron dos hechos escandalosos. En lugar de presentar cargos por la misteriosa desaparición, florencio sanchezel director del hospital, ordenó un sumario interno contra el médico por “abandono de trabajo”. El otro evento fue la remodelación donde debería haber dormido Giubileo. Los albañiles trabajaban por orden de Sánchez y cuando llegaron los médicos forenses no pudieron encontrar ninguna evidencia ya que parecía otra habitación. Eso no es todo: el juez charles gallasoel primer investigador, no ordenó sellar el área y no ordenó ninguna medida para preservar la prueba.

La denuncia fue presentada el 19 de junio por el amigo de Giubileo. Beatriz Ehlinger, empleado de la Colonia. Pero las 48 horas esenciales se habían perdido en cada caso policial.

Uno de los testigos fue “El Loco” Cano. Dijo que el doctor le dijo que iba a descansar y que Unos minutos más tarde, vio dos coches negros entrar en la zona por la que se dirigía Giubileo.

Nadie dijo que la vieron salir de ese lugar.

Siempre hablábamos de su ex como sospechosa, que la habían secuestrado porque estaba al tanto de los experimentos que se hacían en este manicomio, o que iba a denunciar el tráfico de órganos. su ex novio, francisco merinosdijo de la última vez que habló con ella, cinco días antes de que desapareciera: “Me dijo que en el barrio la habían empezado a perseguir porque quería denunciar ciertas irregularidades. Me hizo entender que a los pacientes les extirpaban las córneas y luego los mataban en un caldero. También habló de los órganos. Estaba muy asustada. Éramos de la dictadura y yo le decía que no se metiera en líos, que vivamos tranquilos porque hay organizaciones con las que es muy difícil meterse y al que se mete lo matan”.

---

Pero esta línea de investigación no prosperó.

También un paciente la habría matado y enterrado. Y que fue secuestrada por una red de traficantes. Pero todas estas sospechas quedaron en nada.

Como la existencia de Giubileo.

El caso causó indignación nacional.
El caso causó indignación nacional.

“Actualmente, las preguntas más importantes del caso siguen sin respuesta y nadie está interesado en resolverlas”, dice. Matías Cambiaggi, sociólogo y escritor, autor del libro “Le portrait de l’oublie. En busca de Cecilia Giubileo, la primera desaparecida en una democracia”.

En su investigación, el autor entrega un dato revelador: “Ni siquiera a Cecilia Giubileo le interesa, que es lo más desconcertante de todo. En la Colonia Montes de Oca hasta el día de hoy no existe ni siquiera un gafete conmemorativo, quizás porque Para muchos que trabajan, Giubileo es una mala palabra y cuando les preguntas te dicen que no está muerta y que está en Europa, como decían de los desaparecidos”.

La vidente Leonor Hernández nunca olvidó su experiencia en la investigación. En ese momento, era raro que un zahorí participara en una investigación policial. A lo largo de los años en los Estados Unidos se ha convertido en un negocio legal e incorporado. Incluso hubo una serie, Medium, que trataba sobre los llamados detectives psíquicos. Hernández colaboró ​​con la policía una vez que la madre de Giubileo lo aclaró. Cuando recuerda su papel en este asunto, su postura corporal se tensa, cierra los ojos y habla en presente, como si esas visiones volvieran a él.

-Es de noche. Veo que la niña entra en una casa. Veo paredes pintadas de blanco. Veo a un hombre subiendo una escalera.

El Dr. Giubileo cumpliría hoy 76 años. Han pasado 37 años desde que se supo de ella.
El Dr. Giubileo cumpliría hoy 76 años. Han pasado 37 años desde que se supo de ella.

Tras esta visión, acudió al lugar de los hechos con el periodista. José de Zerentonces estrella de Canal 9, y su camarógrafo Chango.

-Revisé que la casa fuera Montes de Oca. Las paredes eran de color ocre, aunque rascándolas con un cuchillo descubrimos que eran blancas y que habían sido repintadas tras la desaparición. En otro trance, veo a una mujer en camisón, un hombre con un traje blanco y un joven con un mono. Cuando me desperté, casi me desmayo. Me dijeron que estaba llorando. Cuando me concentro, mi cabeza se queda en blanco; Es como si no estuviera porque me abstengo totalmente. La querida de De Zer tuvo la amabilidad de no filmarme en este estado; él era un caballero.

Antes de salir, el vidente predijo: “Giubileo nunca volverá a aparecer”.

Fue un éxito. Tiempo después, los investigadores, sus familiares, los testigos, incluso una parte de la sociedad que seguía el caso como si fuera una novela de terror, llegaron a la misma conclusión.

Si estuviera viva, Cecilia Enriqueta Giubileo cumpliría hoy 76 años.

SIGUE LEYENDO:

Pistas macabras y pruebas borradas: el misterio de Cecilia Giubileo, la doctora desaparecida en una colonia psiquiátrica

Robledo Puch y la fatal atracción por su mejor amigo: amor prohibido, celos malsanos y crimen

- misterio sospecha atroz pistas borrado drama Cecilia Giubileo doctor desaparecido nunca

drama Cecilia Giubileo doctora perdida para siempre

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV el drama de Cecilia Giubileo, la doctora perdida para siempre – .
NEXT El diputado venezolano Juan Requesens fue condenado a ocho años de prisión por la justicia del régimen de Nicolás Maduro