Limpiaba vidrios, fue una actriz icónica de los 80 y hoy sorprende con un bar con su hijo – .

----

“¿Eso no es?”pregúntenle a la gente que entra al Bar Fontana en el barrio de Núñez y la mira detrás de la barra tirando cerveza. Y la respuesta llega de forma inmediata y espontánea: “Si es”. Y entonces Adriana Brodski sonríe y sigue colaborando en el cuidado de su elegante proyecto gastronómico que acaba de inaugurar Javier, el hijo que tuvo con Juan Bautista “Tata” Yofre, quien fuera Secretario de Estado de Inteligencia y Embajador en Portugal y Panamá -donde sus dos nacieron sus hijos, los ya mencionados Javier (30) y Agustina (31)- bajo la presidencia de Carlos Menem.

Adriana Brodksy “dibuja” una cerveza, con mucha espuma: durante pandemia imaginaron un bar con su hijo y hoy es una realidad Santiago Filipuzzi – LA NACION

La idea del emprendimiento nació durante la pandemia del coronavirus. eso dice adriana LA NACIÓN mientras ayudaba a preparar otra bebida: “Al principio me parecía una locura porque Javier lo inventó en plena pandemia. Como todos cerraban se le ocurrió abrir pero con el tiempo me di cuenta que tenía más visión que yo y me lo demostró con su mirada fresca, joven y fogosa. yo hubiera dicho eso No directamente, pero me convenció. Siempre le apuesta al país, en sus raíces, se jugó y me gusta. Me pidió que me uniera a él y me encantó”.

Adriana Brodksy con su hijo Javier Yofre, en Fontana Bar, el negocio que tienen juntos Santiago Filipuzzi – LA NACION

Javier sonríe, la abraza y dice: “La idea de un negocio familiar viene desde siempre. Fontana trabaja de noche, muy bien desde hace un mes, acaba de nacer. El nombre tiene que ver con la fuente que hay en el jardín. Lo arreglamos y fue el que más nos gustó. Tenemos cócteles con siete tragos con nombres de fuentes de diferentes países y cocina de autor, buñuelos de boñato, provoleta, milanesa de entrañas, bistec de chorizo, salmón, tacos de molleja y muy buenas opciones vegetarianas también. Puedes conocernos visitándonos y a través de nuestro Instagram”.

“Estamos trabajando muy bien, no somos suficientes con los reservistas. Este bar es divino, por la superficie, por el jardín, ideal para la noche”, explica orgullosa Adriana, y añade: “Javier lo había entrevisto, hace años me dijo: ‘A los treinta me tengo que tomar esto, esto y esto. ‘. Y sucedió Cuando piensa en algo y luego lo desarrolla, es imparable. Agustina mi hija también es muy decidida.. Trabaja en diseño gráfico, hace diarios de forma muy artesanal, encuadernación, creaciones, su lado artístico está muy desarrollado. Javier también se dedica al comercio exterior. Trabaja en una empresa que presta servicios a laboratorios”.

-¿Y toma decisiones sobre el bar o delega la responsabilidad en su hijo?

Me involucro, sí, en lo que considere Javier, claro, vengo a compartir, a comer, a estar con los amigos porque me encanta, fue un esfuerzo hermoso que también nos pertenece a los dos. Ahora he aprendido a tirar cerveza, para que me veas detrás de la barra sirviendo. Pensé que no se iba a materializar y ahora siento una gran emoción. Cuando llego y veo que está lleno de gente, no lo puedo creer. Me hace muy feliz que podamos brindar trabajo en un momento que es tan necesario.

-¿Lo jugaste como en tu carrera, Adriana?

-Aquí en el bar mucho más. Porque mientras jugaba, se me presentó la oportunidad. Durante esos años fui promotora y modelo; Recuerdo que llevaba puesto un libro a una productora para ser elegido como extra, ahí se me olvidaron las fotos, y al día siguiente me llamó un representante del actor, Carlos Bianchi, no el DT que tiene el mismo nombre, especifico, y me dijo que me quería representar . Inmediatamente me presentó a Gerardo Sofovich y dos semanas después estaba trabajando en el programa que en ese momento estaba superando los 60 puntos de rating, Peluquería de Don Mateo, con Rolo Puente, Santiago Bal, Jorge Porcel. Fue hace 40 años, en el 82, que explotó el programa. Gerardo me eligió entre muchas chicas hermosas.

– ¿Qué pasó cuando te enfrentaste por primera vez a Sofovich?

-Cuando llego a la oficina de Gerardo, me consulta nada más verme: ‘¿Tú eres el que hace la propaganda de Mantecol?’ Dije que sí y subió la apuesta: “Ya estás contratado. No podía creerlo. Acababa de hacer comerciales para Johnson and Johnson, Fiat, etc. Cuando era adolescente, comencé como promotor repartiendo volantes durante doce horas.

Adriana Brodsky, con sus hijos Agustina y Javier Yofre, en brazos
Adriana Brodsky, con sus hijos Agustina y Javier Yofre, en brazosCortesía: Adriana Brodsky

-¿Estabas en la secundaria cuando empezaste a promocionar?

-No pude hacerlo porque tuve que trabajar cuando era pequeña porque necesitábamos dinero en casa para pagar las cuentas y ayudar a mamá. Papá no estaba allí porque se separaron cuando yo tenía dos años. Entonces mi hermano Javier y yo nos quedamos solos con mamá. Mi primer trabajo fue a los 14 años en un bazar de limpieza de ventanas cerca de mi casa en San Telmo. Luego fui cadete en una agencia de turismo, servía café, cobraba cheques, era el que chica. Con mi hermano peleamos y tomamos la delantera.

¿Cómo te convertiste en promotor?

-Entré al mundo de las promociones porque un amigo me lo sugirió. Me dijo que trabajabas mucho pero ganabas muy bien. Y así fue. Yo tenía un trabajo constante, anuncios con Hitachi, Seven Up, muy buenas marcas, ahí tengo una historia, por eso Sofovich me reconoció en el anuncio de Mantecol, JAJAJA.

-Y te agregó a la TV.

-Sí a la peluquería de Don Mateo; Hice de la hija de María Rosa Fugazot y entré con ella gritando mi inocencia, ella era la hija, la gente la amaba. Siempre he trabajado con muchos buenos actores: José Marrone, Mario Sapag, Tato Bores, Jorge Porcel, Rolo Puente, Santiago Bal, Juan Carlos Calabró, Alberto Olmedo; y ahora Martín Bossi… Tuve mucha suerte.

-El croquis con Olmedo del Manosanta marcó tu carrera?

---

-Fue muy bonito trabajar allí, con Javier Portales, otro número uno y Turca Salomón, una gran compañera y amiga, a la que quería mucho.

El Manosanta: Adriana Brodsky y
El Manosanta: Adriana Brodsky y “El Negro” Olmedo protagonizaron uno de los dúos más queridos por el público Cortesía: Adriana Brodsky

– ¿Echas de menos este papel principal?

-Es diferente, ahora sigo trabajando. Je n’ai pas l’âge qu’il y avait à cette époque, mais je me sens très bien, heureux de ce que j’ai fait et de ce que je fais, une carrière qui s’étale sur plusieurs années… maintenant la cuarentena ! Actualmente estamos de gira, continuando con el trabajo que hicimos en Carlos Paz, Mi esposa se llama Mauricio.maravillosa comedia, con Gonzalo Urtizberea, Pablo Rago, Alejandro Müller, Matías Alé, Flor Marcasoli, Ana Moreno, producida por Aldo Funes y dirigida por Ernesto Medela.

– ¿Te gusta viajar?

-Me gusta, tiene su encanto, llevas tres o cuatro días volando de un lado a otro. Los compañeros son divinos, es muy importante, el elenco se convierte en una familia, el respeto es fundamental entre nosotros.

-Como mujer, ¿el ambiente artístico te resultó difícil u hostil al inicio de tu carrera?

-Es posible, pero me hice oír. Recuerdo que me ofrecieron una campaña para Fiat Internacional, gráfica, TV, increíble, pero me enteré la última vez que tenía que besar a una modelo y me fui, dejé todo colgando. No me gustó porque no me dijeron que iba a ser así. No lo habría hecho de todos modos. En ese momento yo era como Lolita Torres, JAJAJArecuerdas que ella no besaba en las películas.

-¿Ha sido capaz de lograr sus metas en el arte y en la vida?

-Quería formar una familia y ser bailarina clásica para estar en el escenario del Teatro Colón. Esto último no lo pude hacer, fueron muchas horas en la Escuela Nacional de Danza. Me quedé dos años y me di cuenta que no podía, me fui porque si pagaba el bus no podía comprar el bocadillo; si se comía el sándwich, tenía que volver. Por eso empecé a trabajar en el bazar limpiando escaparates. Ayudé en lo que pude a Lila, mi mamá, ella era secretaria de bienes raíces. Y nada es fácil para una madre soltera. Estoy agradecida por mi carrera y por la vida, no esperaba tanto, empezando por mis dos hermosos hijos, ellos son mi luz, vivo por ellos.

Ante la pregunta de si tiene nietos, Brodsky explica: “Por el momento no, Javier está solo y mi hija lleva años viviendo con su novio, pero los dos están planeando, vendrán sus hijos y mis nietos, JAJAJA”. Y es sorprendida por su hijo Javier: “Lo mismo mete más presión que el FMI a la Argentina”.

Juventud, divina, tesoro: Adriana Brodsky, en San Telmo en 1977
Juventud, divina, tesoro: Adriana Brodsky, en San Telmo en 1977

-¿Estás sola o con pareja, Adriana?

– Sola y muy bien, JAJAJA, siempre rodeada de mucha gente famosa y grandes amigos. Los actores son adorables, todos vendrán al bar a festejar.

-¿Cómo recuerda a Alberto Olmedo?

-Para mí, trabajar con él era como ir a una fiesta. Fue uno de los mejores compañeros que he tenido, no era un jefe. Calabró era otro genio, excelente persona más allá del trabajo; Gerardo era mi padre artista, me dejó entrar por la puerta principal.

– ¿Hombres importantes en tu vida?

-El hombre más importante era Tata, el padre de mis hijos.

Etiquetas: Ella limpió las ventanas era una actriz emblemática de los años hoy ella sorprende a con bar con su hijo

Limpiaba vidrios fue una actriz icónica los hoy sorprende con bar con hijo

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

NEXT “Estar con un cuerpo sin vida” – .